Género del Sustantivo





Por el género, los sustantivos se dividen en:

 

a) masculinos;
b) femeninos.

 

Obsérvense estos sustantivos con adjetivos:

 

campesino recio                 estudio arduo
enemigo tozudo                  padre bondadoso
tirano tozudo                      árbol frondoso

 

Véase que hay sustantivos terminados en -o (masculinos) que exigen la terminación -o del adjetivo y otros sustantivos (masculinos de terminación indiferente) que exigen la misma terminación del adjetivo.

 

Para comprender el uso del género, obsérvense estos sustantivos femeninos:

 

soledad tenebrosa                  fe milagroso
ilusión hermosa                       paciencia maravillosa
adversidad penosa                 pobreza franciscano
incomprensión horrorosa

 

Se verifica que los sustantivos femeninos exigen la terminación -a del adjetivo. Por lo tanto, el género es una clasificación gramatical de los sustantivos en dos clases: unos que reclaman la terminación -o de los adjetivos (masculinos) y otros que exigen la terminación -a de los adjetivos (femeninos).

 

El género según la terminación

 

Observar los siguientes sustantivos:

 

campesino tirano
enemigo estudio

 

Se puede concluir, entonces, que son masculinos los sustantivos terminados en -o. (Las únicas excepciones a esta regla las constituyen los sustantivos femeninos la «mano», la «nao» y la «dínamo», y el antiguo sustantivo femenino «pro», aunque actualmente es masculino: «el pro y el contra».) Ver los siguientes sustantivos:

 

paciencia pobreza

 

Puede concluirse, entonces, que son femeninos los sustantivos terminados en -o. Son masculinos, a pesar de terminar en a:

 

1) El «día», el «mapa», el «planeta» y el «cometa».
2) Los que significan nombre u oficio de varón, como el «albacta», el «poeta», etcétera.
3) Muchos sustantivos terminados en -ma, derivados del griego: «problema», «diafragma», «fantasma», «enigma», «melodrama», etc. (aunque algunos son femeninos —«crisma», «broma», «diadema»—, ya que han conservado su antiguo género).

 

Observar los siguientes sustantivos:

 

árbol adversidad
fe paciencia
ilusión incomprensión

 

Estos sustantivos no terminan ni en -o ni en -a: se llaman sustantivos de terminación indiferente (pueden terminar en e, en consonante o en vocal acentuada). No hay reglas para el género de estos sustantivos, a excepción de una: son femeninos los sustantivos terminados en -dad (adversidad) y los terminados en -ción, -sión y -xión derivados de verbos latinos: «canción », «incomprensión», «reflexión».

 

El género según la significación.

Observar los siguientes sustantivos:

 

campesino enemigo tirano

 

Todos ellos designan oficio de varón. Por lo tanto:

 

1) Son masculinos los sustantivos que designan nombre u oficio de varón.

 

Son también masculinos por su significado:

 

2) Los nombres de ríos (el Po, el Tíber, el Amazonas) , lagos (el Argentino), mares (el Mediterráneo), montes (el Blanco), volcanes (el Etna) y cordilleras (los Andes).

 

3) Los nombres de los números (el dos, el cuatro, el seis).

 

4) Los nombres que designan notas musicales (el do, el si).

 

5) Los nombres de los puntos cardinales (el norte, el sur).

 

6) Los nombres de los días de la semana (el lunes, el martes).

 

7) Los nombres de los meses del año (marzo ventoso, agosto prometedor).

 

Son femeninos, por su parte:

 

1) Los sustantivos que designan nombre u oficio de mujer (mujer, abadesa), así como también los animales hembras (leona).
2) Los nombres de las letras (la a, la e).
3) Los nombres de ciudades antiguas (la antigua Corinto).

 

El género como accidente

 

Por accidente gramatical se entienden las variaciones formales que experimentan las palabras y que corresponden
a variaciones en el significado. Así: perro, perra.

 

A la variación formal o/a corresponde la variación en el significado macho/hembra.

 

Sólo algunos sustantivos tienen variación genérica:

son los que designan personas y unos pocos que designan animales. La mayor parte de los sustantivos tienen un género que les es propio y no admiten el pasaje a la forma femenina (si son masculinas) o a la masculina (si son femeninos): soledad, incomprensión, pobreza, paciencia, son femeninos, y árbol, equilibrio, son masculinos.

 

Observar la formación del femenino de los siguientes sustantivos:

 

perro

perra

pintor

pintora

Antonio

Antonia

corredor

corredora

anciano

anciana

pescador

pescadora

oso

osa

cantor

cantora

actor

actriz

poeta

poetisa

abad

abadesa

zar

zarma

 

Los sustantivos masculinos pueden pasar al femenino:
a) sustituyendo la terminación -o de masculino por la terminación -a de femenino;
b) agregando o;
c) mediante los sufijos -esa, -isa, -ina, -triz.

 

Actor (género masculino) y actriz (género femenino), que ilustra la formación del femenino mediante el sufijo: triz.

 

Pueden usarse también indistintamente con las formas el o la:

 

el/la hojaldre
el/la herpe
el/la estambre
el/la tilde
el/la mar

 

el/la tizne
el/la linde
el/la margen
el/la dote
el/la azúcar

 

Sin embargo, el uso ha impuesto «el mar» (a excepción del uso poético: la mar), «el margen», para cuando se trata del margen de un cuaderno, por ejemplo, y «la margen», para cuando se habla de un río. Del mismo modo se ha impuesto «la dote». Y se habla de «el arte», aunque en plural se prefiere el femenino: «las bellas artes».

 

Hay sustantivos cuyo significado varía de acuerdo con el género gramatical. En este caso hay dos sustantivos diferentes pero homónimos y de distinto género:

 

el clave             la clave
el frente            la frente
el parte             la parte
el cólera            la cólera
el pendiente      la pendiente
el moral             la moral
el delta              la delta
el pez                la pez
el orden            la orden
el doblez           la doblez
el Génesis        la génesis



  • regla ortografica acerca del genero

  • genero de sustantivo de campesino
  • dad
  • regla ortográfica de la terminacion dad
  • agregando terminaciones esa-isa-ina-triz
  • novedades android

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario